Arte

Iglesia Parroquial de San Saturnino

TEMPLO PARROQUIAL DE SAN SATURNINO

Ubicada la Iglesia Parroquial de San Saturnino en lo alto de la colina bajo la que se extiende el pueblo, se trata de una construcción en sillería con torre de sección cuadrada, levantada en ladrillo a finales del XVII sobre la base de piedra sillar de otra anterior. Remata la torre actual una pirámide de ocho facetas en ladrillo e incluye además portada gótica del XVI, decorada con animales y plantas de la zona, desde la que puede observarse una amplia y atractiva panorámica del pueblo.

La Capilla de San Isidro. Cristo Yacente.

En el interior, tenemos la suerte de poder contemplar tres de las bóvedas originales que se limpiaron hace unos años, con sus rosetones y nervios.

El patrimonio mobiliario del templo incluye una talla de Cristo yacente (s. XIV) y un imaginativo sagrario (pelícano) con forma de ave alimentando a sus crías, símbolo de Cristo dando su sangre por la vida de los hombres.

Asímismo cuenta el templo parroquial con dos retablos menores, una dedicado a la Patrona La Virgen Blanca y otro, cuya advocación es la Virgen del Carmen.

detalles

PARROQUIA DE LA VIRGEN DE LA NATIVIDAD

El retablo de banco y dos cuerpos, con cinco calles, dorado y presentando imágenes de gran interés. Es del siglo XVI en una empresa conjunta del arquitecto Martín de Nalda y del escultor arnedano Antonio de Zárraga, quienes el 5 de septiembre de 1594, confesaban haber cobrado 255 ducados en sucesivos libramientos de los mayordomos de la Iglesia "para en parte de pago de la hechura del retablo questamos obligados haçer".

Esta obra es consecuencia del ambiente económico tan propicio que se respira por toda La Rioja a finales del s. XVI.
Muestra un afán por aplicar fórmulas ya experimentadas con éxito por Fernández de Vallejo o Pedro de Arbulo en otros lugares cercanos, si bien con más pobres resultados.

Banco con los cuatro evangelistas.

Pudiera tratarse de una obra de taller, que no obstante es muy agraciada a niveles formales, si bien la fría corrección de las obras de escultura no refleja la fuerza observada en otras realizaciones suyas.

Una vez concluido, en 1603, Hernando de Murillas (el discípulo más cualificado de Pedro de Arbulo) acudía desde Briones a reconocer esta conjunto. Dio su aprobación siete días después.
Finalmente, en 1624 lo policromaba Lázaro de Urquiaga, cuyo taller estaba establecido en San Asensio.

San Saturnino preside el primer cuerpo

DESCRIPCIÓN DE LAS IMÁGENES

En el banco los cuatro evangelistas a ambos lados del relicario: San Lucas y San Juan a la izquierda, San Mateo y San Marcos a la derecha.
En el primer cuerpo: prendimiento de San Saturnino, su estatua sedente y martirio. Entre las calles a este mismo nivel San Pedro y San Pablo y dos medallones: Fe y Esperanza.

Segundo cuerpo con la Virgen, Santa Bárbara y Santa Catalina.

En el segundo cuerpo: natividad de María, la Asunción y la Anunciación. Entre las calles Santa Bárbara (la de la torre) y Santa Catalina (la de la rueda).
En el ático o nivel más alto: está representada la Trinidad, dos impresionantes figuras, Dios Padre y Cristo resucitado - Rey con la bola del mundo en la mano, y la paloma que representan al Espíritu Santo.

El nivel más alto representa la Trinidad

Alrededor del relicario había cuatro figuritas pequeñas: Melquisedec, Cristo atado a la columna, San Gregorio y San Agustín. Y la puerta era la resurrección. Todas ellas no existen, por el expolio o robo que sufrieron hace años.